Cuando damos un masaje erótico a otra persona no solamente nos planteamos ofrecerle el máximo de satisfacción posible, sino que nosotras mismas sentiremos ese placer y plenitud tanto afectivo como sensitivo, haciendo que de esta forma nos sintamos llenos y satisfechos con esta experiencia.

Con los masajes eróticos, vamos a conseguir disminuir el estrés y la tensión de la persona masajeada, y también de nosotras mismas, durante los masajes eróticos, el tacto y las caricias que se están produciendo es un aspecto fundamental de cara a disfrutar al máximo de los masajes que estamos ofreciendo.

Con los masajes eróticos, conseguimos sentir tanto nosotras como la persona masajeada, sensaciones muy profundas y placenteras. La persona masajeada también. Los masajes eróticos provocan que la persona que recibe el masaje, pueda disfrutar del placer de una forma más prolongada aún, ¿Qué ocurre con la carga sexual? Esta se va a ver magnificada exponencialmente.

masajes eróticos inolvidables

Si queremos dar un masaje erótico inolvidable, hay determinadas cosas que deberemos tener en cuenta. ¿Cómo mejorar nuestros masajes? ¿Cómo hacer un masaje erótico que no pueda olvidar?

La clave para dar cualquier tipo de masaje erótico, es que ambos lo estéis disfrutando, si uno de los dos está incómodo… Se va a notar, y no lograréis pasar un buen rato.

  • Comenzar el masaje con la persona que lo va a recibir tumbado de esta forma se relajará mucho más y disfrutaréis más del propio masaje erótico.
  • Intenta ser muy amable con la persona a la que vas a masajear si le dedicas unas palabras suaves y amables, se irá soltando poco a poco.
  • Desliza tus manos suavemente por todo su cuerpo.
  • Frota sus hombros y nuca, y libera parte de su tensión.
  • Desliza tus manos por su cuerpo, y llega hasta su cintura, luego recorre sus muslos con tus manos.
  • Masajea sus pantorrillas con movimientos circulares, y si tiene mucha tensión acumulada, no lo dudes y ofrécele un masaje en la planta de los pies.
  • Vete dándole masajes en diferentes zonas de su cuerpo, prestando especial atención a las zonas más sensibles de su cuerpo.

Si dedicas especial atención al masaje que quieres dar, estarás estimulando a la persona que recibe el masaje, y segregará aún más hormonas, esto va a hacer que también aumente el deseo sexual que está sintiendo.

Todo su cuerpo reaccionará a tus caricias haciendo que cada vez sintáis más y más placer

Otro aspecto importante es prestar atención a los detalles, intenta dar el masaje en el lugar adecuado, y con buen ambiente y olor. Sin duda este tipo de aspectos van a marcar grandes diferencias.