El no parar, la rutina, los problemas de trabajo o familiares… todo son problemas, pero depende de cómo nos los tomemos, ¿Sabías que la gente feliz vive más? por lo tanto deberíamos hacer un esfuerzo por serlo, ya no por vivir más, sino por vivir felices. La relajación puede ser un pilar importante para poder llegar a sentirte mejor, a corto plazo dominar estas técnicas pueden influir positivamente en tu comportamiento, haciendo que tu cuerpo y mente se relajen.

La técnica de la sonrisa

Es una técnica para influir en nuestro lado positivo, oblígate, aunque sea por unas horas a responder a quienes te rodean con una sonrisa, la respuesta te sorprenderá, más del 90% de las personas te devolverán la sonrisa o serán más amables a la hora de interactuar contigo.
Si te preguntan ¿qué tal estas?, responde con una sonrisa “muy bien ¿y tú?” tus amigos se sentirán genial y la conversación irá por un camino relajado para los dos, provocando emociones positivas. – A ver, si estas pasándolo mal por algún problema grave, no estas obligado a responder con una sonrisa, hablamos de condiciones normales…-

La técnica del contacto

Esta técnica está pensada para tus familiares o amigos, un ejemplo perfecto es cuando se encuentran dos amigos, uno le ofrece la mano y el otro “tira” de él para darle un pequeño abrazo, con familiares el abrazo es mas “fraternal”, incluyendo un beso en la mejilla, pero esto va mas allá. Esfuérzate por “tocar” los hombros, ligeras palmadas en la espalda o chocar las manos, tendrás que encontrar el momento exacto de hacerlo, no seas un “pesao freaky”.
Estos contactos generan, aunque no lo creas, mayor confianza y empatía, haciendo que la relación de amistad o familiar sea más pura.

Con tu pareja

Con tu pareja tienes que hacer una mezcla de las dos anteriores técnicas, haciendo mayor hincapié en la técnica de la sonrisa, esa llévala a cabo siempre, tu pareja agradecerá tener una persona alegre y positiva a su lado. A partir de aquí, tu eres quien debes cuidar lo que quieres trasmitir a tu pareja, ya no solo hablando, si no con tu lenguaje corporal, decir “te quiero” se puede expresar de muchas maneras sin decir ni una sola palabra, puedes decidirte a dar a tu pareja un masaje relajante para que se olvide de su día de estrés, un masaje en los hombros con los pulgares (haciendo pequeños círculos) puede ser muy relajante para descontracturar la parte superior de la espalda, sobre todo el trapecio.

Un masaje en los pies después de un día duro es perfecto para que tu pareja se sienta mucho mejor, en una pequeña sesión de unos 10 minutos, le puedes aliviar la pesadez y el dolor de pies, cuando se levante parecerá que “levita”.

Aprende a meditar

Encuéntrese consigo mismo, aprenda a respirar tranquilamente con los ojos cerrados y deje su mente en blanco, consiga la relajación mental, en la medida de lo posible transfórmelo en un hábito, conbatirá el estrés y le ayudará a manejar sus ideas hacia el lado positivo.

meditar

Resumiendo, la felicidad se puede trabajar fortaleciendo nuestras relaciones con los demás y con nosotros mismos, hay que hacer algún pequeño esfuerzo pero nos puede devolver mucha tranquilidad y relajación, lo que muy posiblemente derive en sentirnos mejor y ser más felices.

En Sagués 51 queremos que seas feliz, relájate en nuestro centro y vete con una sonrisa. ¿Por qué no probar? no tienes nada que perder.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone